Hemorragia peripapilar subretinal profunda como complicación asociada a drusen de nervio óptico

Julio César González Gómez, Ceija Molina Cisneros, Odelaisys Hernández Echevarría, Arturo Enríquez Garza

Texto completo:

PDF

Resumen

Los drusen de nervio óptico fueron descritos por primera vez por Liebreich en el año 1868. Otros términos para designar esta entidad incluyen cuerpos hialinos y cuerpos coloides del disco óptico. Tienen una prevalencia de 1 por 500 y el 60 % de los casos se encuentran profundos en la cabeza del nervio óptico. La patogenia primaria de los drusen puede ser una displasia hereditaria del canal óptico del disco óptico y su vasculatura, lo que predispone a la formación de estos. La evolución natural de los drusen es un proceso dinámico que transcurre durante toda la vida. Entre las complicaciones asociadas se presentan defectos de campo visual, pérdida de visión central (rara pero bien documentada), neuropatía óptica isquémica, oclusiones vasculares retinales, pérdidas transitorias de la visión, neovascularización subretinal peripapilar, corioretinopatia serosa central peripapilar y hemorragias pre y peripapilares. Se presenta una paciente de 64 años de edad con antecedente de haber sido operada de desprendimiento de retina del ojo izquierdo, y en el ojo derecho presentaba una hemorragia peripapilar subretinal profunda asociada a drusen.

Palabras clave

drusen de nervio óptico; hemorragia peripapilar; complicaciones asociadas


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.